El Esteco: vinos de altura

El terruño de Cafayate, ADN de los ejemplares de altura salteños, hunde sus raíces vitivinícolas en lo más profundo de la conquista española. Allí se encuentra emplazada El Esteco, una de las bodegas más tradicionales de nuestro país, que hoy representa la tendencia del Nuevo Mundo con vinos de alta gama de gran concentración de color, profundos aromas y marcados sabores.

 

Con más de 400 hectáreas de viñedos propios en Cafayate, cultivados a 1700 metros de altura sobre el nivel del mar, los vinos de El Esteco reflejan la tipicidad propia de este terruño

 

En el corazón de los Valles Calchaquíes, con una característica arquitectura de estilo colonial y rodeada de un bello paisaje natural tallado por el sol, montañas y viñedos, se encuentra El Esteco, la bodega salteña que elabora vinos de alta gama que se ven beneficiados por las bondades de un clima que les otorga una gran personalidad.

El clima dual, con días de intenso calor y noches frías, combinado con una importante radiación solar dada por la altura hacen de Cafayate un terruño único para la diversidad que la Argentina ofrece en sus diferentes estilos de vinos.

Con más de 400 hectáreas de viñedos propios, cultivados a 1700 metros de altura sobre el nivel del mar, sus vinos reflejan la tipicidad propia de este terruño. Las uvas, provenientes de fincas cercanas a la bodega, son cosechadas manualmente y el proceso de elaboración comienza apenas unos minutos después de haber sido recolectadas.

El Esteco representa la tendencia del Nuevo Mundo con vinos de gran concentración de color, profundos aromas y marcados sabores, avalada por una trayectoria sustentada en numerosos premios nacionales e internacionales y el reconocimiento de los periodistas más prestigiosos del mundo.

 

Las etiquetas de altura de

El Esteco Altimus es el vino emblemático de la bodega, la máxima expresión de la creatividad y el arte del enólogo, que cada año selecciona las uvas más representativas de cada varietal para obtener los mejores cortes y lograr así el vino más selecto. Está elaborado con los más estrictos estándares de calidad y cuidados. Este año, se presentará la cosecha MMX de Altimus, un blend de alta gama que combina 54% de Malbec, 25% de Cabernet Sauvignon, 11% de Cabernet Franc y 10% de Tannat. Cada varietal es criado durante 12 meses en barricas nuevas de roble francés. Cumplido este período, se realiza el blend y completa su crianza durante seis meses más. Se trata de un tinto de color intenso, de aromas a madera tostada, mermeladas de frutas rojas y chocolate negro, entre los que sobresalen la frescura y la frutosidad típica del Malbec. Se embotella sin filtrar ni estabilizar para proteger sus atributos naturales.

Su autor es Alejandro Pepa, un joven entusiasta que con 43 años lidera el equipo de enología de la bodega. Nacido en Mendoza, e impulsado por el desafío profesional de una región vitivinícola diferente, no dudó en dejar su ciudad natal para instalarse en este terruño salteño: “Cafayate es dueña de una riqueza inmensurable proveniente de sus suelos: cepas únicas, fecundadas en un lugar privilegiado; un verdadero tesoro que da como resultado un sitio único para la producción de uvas y vinos de gran calidad”.

Sus creaciones han sido multipremiadas en el ámbito nacional e internacional, como por ejemplo el Concurso Mundial de Brusellas, el International Wine Challenge de Londres y en la International Wine & Spirits Competition de Inglaterra, entre otros, como así también han recibido excelentes críticas en los medios especializados más exigentes del mundo, tales como Wine Enthusiast y Wine Advocate (Estados Unidos) y la revista Decanter (Inglaterra).

Por otro lado, también entre las etiquetas premium, se encuentra la serie Fincas Notables. Haciendo honor a su nombre, esta línea de Single Vineyards representa la más delicada selección de uvas de cuarteles especiales dentro de las fincas de la bodega. Estos vinos transmiten la perfecta fusión entre el cuidado de los viñedos, la sabiduría de la naturaleza y la sapiencia del trabajo. Para esta línea se busca aplicar procesos naturales y artesanales de producción, como la cosecha manual, la utilización de levaduras indígenas en la fermentación y otras características propias de estos métodos, que permiten potenciar al máximo las propiedades del cuartel. Además, poseen una crianza de 15 meses en barricas nuevas de roble francés. La línea está compuesta por tres ejemplares: La Colección Cuartel 1 Malbec, La Urquiza Cuartel 9 Cabernet Sauvignon y Las Mercedes Cuartel 6 Tannat.

Y por último, los ya clásicos Ciclos, varietales que representan la expresión del clima dual de la zona, con días cálidos que potencian los taninos y las piracina de las uvas, y noches frías que concentran estas propiedades. Esta línea sintetiza el espíritu de un terruño excepcional que favorece la elaboración de vinos con sobresalientes colores, aromas y sabores.

Ciclos se compone de Cabernet Sauvignon, Malbec, un rosado de Malbec, Torrontés, Viognier, Sauvignon Blanc, dos distinguidos dulces (Ciclos Tardío de Malbec y Ciclos Tardío de Torrontés) y el top Ícono, un blend compuesto por Malbec y Merlot.

 

Por Salvador Arzak

Fotos del Archivo Simposium

 


Instagram