Fernet Branca: pasión de los argentinos

A mediados del siglo XIX en Milán, la inspiración e inventiva de Bernardino Branca dio origen a una bebida distinta y tan atractiva que rápidamente trascendió no sólo su época, sino también a la ciudad que la vio nacer y a su propio creador, quien la bautizó como Fernet y le dio su apellido. En la Argentina, único país en el que se produce Fernet Branca fuera de Italia, existe un fanatismo especial, mezcla de pasión y amor incondicional por esta bebida tan particular.

 

En nuestro país, una de las mezclas preferidas es el Fernet Branca con gaseosa cola, aunque en los últimos años surgieron nuevas propuesta de cocktails que lo tienen como protagonista principal

Son muy pocas las bebidas en el mundo que pueden lograr arraigarse en los hábitos y costumbres de la gente; muchas menos, aquellas que tienen una marca registrada. Uno de esos casos es el de Fernet Branca, una bebida que a lo largo de los años supo conquistar el corazón de los argentinos y que hoy se ha convertido en parte de la idiosincrasia nacional.

Quizás Bernardino Branca jamás imaginó aquella noche de 1845 en su casa de la calle Vía Broletto 35, en la ciudad italiana de Milán, que su vida –y la de muchos– cambiaría para siempre.

Con la pasión de un alquimista, entre frascos, probetas, alambiques y morteros, combinó artesanalmente hierbas, raíces,  cortezas y frutos, y creó un aromático líquido con propiedades singulares, un producto que no se parecía a nada conocido hasta el momento.

Rápidamente anotó la receta de su fórmula secreta y la bautizó con su apellido. Así nació este elixir único y una marca que sería reconocida en todo el mundo: Fernet Branca.

La creciente demanda –día a día más personas se sentían atraídas por su sabor particular y sus cualidades– hizo que los Branca superaran rápidamente la fase artesanal y fundaran el primer establecimiento de Fratelli Branca en la zona de Corso di Porta Nuova.

Con el correr del tiempo, Fernet Branca fue reconocido y adoptado como un excelente digestivo apreciado por su alta calidad. Este cambio, que  apuntalaba una propuesta innovadora que conjugaba la idea de bienestar, el placer derivado de la delicadeza del sabor y la particularidad de su aroma, fue hábilmente sostenido por una publicidad cautivante y colorida que le permitió conquistar rápidamente Europa y posteriormente toda América gracias a las corrientes migratorias italianas que llegaron a las distintas capitales a fines del sigo XIX y principios del XX.

La clave de su éxito se debe a su fórmula inigualable, que al día de hoy sigue siendo secreta, pero también al respeto estricto por la misma forma de elaboración a lo largo de más de 165 años.

El cuidado en las etapas del proceso productivo es total. En primer lugar, y fiel a la fórmula original, se destaca la importancia de una minuciosa combinación y selección de decenas de hierbas, frutos, raíces y cortezas que llegan de los rincones más recónditos del mundo y aguardan el momento de ser trituradas en los molinos sin que este paso altere sus propiedades.

Luego, se le extrae a cada una de las hierbas el principio activo que la caracteriza mediante maceraciones e infusiones en distintas mezclas de agua y/o alcohol. Este paso se realiza durante horas, días e incluso semanas, para que cada una de ellas pueda entregar sus más profundas notas y característicos sabores.

Es decisivo en la elaboración del Fernet Branca el momento de combinar todos sus ingredientes, en dosis exactas, perfectamente medidas e integradas según la secreta receta original de Bernardino Branca.

Superada esta etapa, Fernet Branca necesita descansar, madurar y amalgamar su bouquet tan particular. Por eso, madura durante 12 meses en cubas y toneles de roble de Eslavonia, en bodegas subterráneas y a temperatura permanentemente controlada. Luego de este tiempo, ya está listo para ser embotellado, salir al mercado y llegar a las mesas y barras.

El Fernet Branca, sin lugar a dudas, es una bebida única, un símbolo del compartir con amigos y afectos, que traspasó las costumbres de una provincia en particular (Córdoba) para convertirse en una verdadera pasión de todos los argentinos.

 

” El secreto del éxito de Fernet Branca, tanto en la Argentina como en Italia, se debe a su fórmula inigualable, que hasta el día de hoy sigue siendo secreta, pero también al respeto estricto del sistema de producción a lo largo de más de 165 años.”

 

Argentina, el segundo hogar de Fernet Branca

Desde sus inicios en 1845, la bebida Fernet Branca ganó popularidad de manera inmediata y se convirtió en un verdadero suceso.

Hacia fines del siglo XIX, las grandes corrientes migratorias que llegaron a nuestro país buscando nuevas oportunidades difundieron rápidamente su consumo. De hecho, en los equipajes de los numerosos inmigrantes italianos que cruzaron el Atlántico no faltaba una botella de Fernet Branca. Ellos, además de disfrutarlo en las sobremesas y beneficiarse de sus cualidades como digestivo, encontraban en cada trago una manera de mantenerse ligados a su tierra natal.

Hacia el año 1900, Fernet Branca ya se comercializaba en más de 40 países. Debido a la gran aceptación que tuvo en la Argentina, la compañía decidió en 1925 que la empresa Hofer & C. de Buenos Aires –concesionaria exclusiva para la venta del famoso producto italiano– lo elaborara a partir del extracto enviado desde la casa matriz italiana.

En 1941, dada la creciente demanda, Fratelli Branca decidió radicarse en nuestro país para producirlo localmente. Inició sus operaciones en la calle Uspallata de la Ciudad de Buenos Aires, corazón del barrio de Parque Patricios, en una planta de 11.000 m2. Desde entonces, la Argentina es el único país en el que se produce Fernet Branca fuera de Italia.

En 1982 construyeron la más moderna bodega subterránea de Sudamérica en la localidad de Tortuguitas, provincia de Buenos Aires, y en marzo del 2000 sumaron, en un predio de 30.000 m2, las oficinas administrativas y una nueva planta con equipamientos tecnológicos de última generación. Nueve años después, iniciaron la construcción de una nueva bodega en un predio lindero de 15.000 m2.

En la actualidad, Fratelli Branca, además del Fernet, produce otros productos para el mercado local: Brancamenta, Punt e Mes y el licor de café Borghetti.

 

Tragos para compartir con amigos

El Fernet Branca, paulatinamente, se ha introducido en el mundo de la coctelería y hoy es un imprescindible en las barras. La más afamada mezcla con gaseosa cola se ha convertido en un verdadero trago clásico en los hogares argentinos. No obstante, la creatividad de los bartenders ha logrado que, al combinarlo con otras bebidas, seduzca paladares con sofisticación, pero sin perder su personalidad. Además de la receta del Branca & Cola perfecto, dejate tentar e intentá preparar estos cócteles. Podés encontrar más tragos en el sitio www.branca.com.ar.

 

Branca & Cola

• 1 parte de Fernet Branca
• 4 partes de gaseosa cola
• Hielo
En vaso long drink colocar hielo, verter el Fernet Branca y completar con la gaseosa cola.

 

 

Lulee

• 4 partes de Fernet Branca
• 2 partes de licor fino de naranjas
• 2 partes de pulpa de maracuyá
• 2 partes de jugo de naranja
• 1 durazno
• Hielo
Colocar en una coctelera algunos cubos de hielo y las bebidas. Batir unos segundos y servir con colador en copa cocktail previamente enfriada. Decorar con un abanico de durazno.

 

Por Angelina Lucarelli

Fotos de Fratelli Branca

 

[issuu width=420 height=297 backgroundColor=%23222222 documentId=120306203845-22c537f7f40f44e1a7c13bcdae249fe8 name=imagine_12 username=vinotecaligier tag=alberto%20arizu unit=px id=0b6cfaf7-7f78-a727-a43a-ccb934835477 v=2]