Cabernet Franc, un tinto lleno de sutilezas

Poco a poco, este cepaje no muy conocido por los paladares locales está dando que hablar gracias a algunos ejemplares provenientes de distintas zonas vitivinícolas del país. Increíblemente, de ser un vino que complementaba los grandes blends tintos, en la actualidad pasó a ser parte de la lista de varietales premium argentinos.

 

El Cabernet Franc no es un cepaje de moda. Su historia puede ser perfectamente equivalente a la de un buen actor secundario que ha contribuido a la grandeza de los tintos de Burdeos, allí donde el galán de la película era –y sigue siendo– el Cabernet Sauvignon. Eso es en el Médoc, en la ribera izquierda del río Garonne, en apelaciones clásicas como Margaux, Pauillac o Saint-Julien.

Sin embargo, hablar de Burdeos también es hablar de Pomerol y Saint-Émilion, zonas en las que gana relevancia el Merlot, pero también el Cabernet Franc. Por ejemplo, en el Cheval Blanc, el gran Premier Cru Classé A, en el cual esta variedad es la columna vertebral del blend. En otra región francesa, en el Loire, es responsable en solitario de estupendos ejemplares. Pero claro, esas etiquetas no están a la altura de la fama de las de Médoc.

Es creencia común que el Cabernet Franc se estableció en la región de Libournais, al sudeste de Francia, en algún momento del siglo XVII, cuando el cardenal Richelieu transportó sarmientos de esta variedad de vid al Valle de Loire que fueron plantados en la abadía de Bourgueil bajo el cuidado de un monje llamado Breton, cuyo nombre quedó asociado con la uva. Durante el siglo XVIII, se encontraron plantaciones de Cabernet Franc (conocido como Bouchet) en Fronsac, Pomerol y Saint-Émilion. Como el Cabernet Sauvignon se volvió más popular en los siglos XVIII y XIX, la gran similitud entre las dos cepas fue vista y emergieron algunas teorías sobre la naturaleza de su relación. En 1997, un  estudio de ADN dejó expuesto que el Cabernet Franc cruzado con el Sauvignon Blanc produce el Cabernet Sauvignon.

 

Una uva singular

Su mayor adaptación en las  apelaciones de Saint-Émilion y Pomerol, por oposición al Médoc, se debe a que, en las primeras, el clima es más fresco. Al igual que la Merlot, la Cabernet Franc es una variedad de ciclo medio de madurez, con lo cual en climas cálidos sencillamente pierde su fruta roja vibrante y sus notas levemente herbáceas.

Las hojas de esta variedad son de tamaño mediano, de forma pentagonal; los racimos son pequeños, muy compactos y de forma cónica corta y cilíndrica con alas; en tanto que las bayas son pequeñas, de forma esférica y color negro azulado.

Si bien es una suerte de conjunción entre los taninos firmes del Cabernet Sauvignon y la fruta delicada y las especias del Merlot, su principal característica y encanto es su frescura natural en boca, básicamente dada por las notas silvestres.

Francia es, sin dudas, el país que mayor superficie tiene implantada: alrededor de 14.000 hectáreas, mientras que en la Argentina hay poco menos de 400.

En los últimos años, algunas zonas, como el Friuli, aumentaron su producción, pero es en el Nuevo Mundo vitivinícola donde más ha ganado espacio, con extensiones en crecimiento en sitios como California, Argentina, Australia y Nueva Zelanda.

 

Ejemplares patrios

Si hay algo interesante para destacar del Cabernet Franc es que de ser una variedad que se usa desde hace tiempo en pequeños porcentajes para vinos de corte comenzó a vinificarse como varietal en los últimos años, tanto en líneas de precio medio como así también de alta gama.

Entre las primeras, por ejemplo, uno de los más sólidos es el Fond de Cave Reserva Cabernet Franc de Trapiche, un vino especiado en nariz, en el que se destacan la pimienta roja, el morrón verde y las frutas negras, mientras que en boca presenta un ataque dulce, taninos amables, sabores frutados y un final largo con notas de humo.

Pero haciendo un poco de historia, cuando se habla de precursores con esta cepa es ineludible mencionar a don Tiburcio Benegas, quien desde Francia trajo los primeros sarmientos para replantar en su pequeño paño junto al río Mendoza, en Maipú, hacia fines del siglo XIX; o la gente de Lagarde, que muchos años después plantó un lote de gran nivel que fue traído de Francia por Enrique Pescarmona. Está ubicado en la Finca La Jacintana, la más importante de la familia (130 hectáreas), situada en Luján de Cuyo, allí donde nace el Henry Cabernet Franc, un tinto elegante y señorial en el que predominan, tanto en aromas como en sabores, los frutos rojos maduros, las notas de menta y algunos tostados por su prolongado paso por barricas de roble.

Así y todo, no fue de Mendoza el primer Cabernet Franc premium que apareció en la Argentina, sino de Río Negro: el Marcus Gran Reserva de la centenaria bodega Humberto Canale. Se trata de un 100% Cabernet Franc de estilo moderno, franco y de aromas frescos, con toques herbáceos y la madera muy bien integrada. De la gran capital del vino argentino, uno de los pioneros de la categoría, más aún en términos de alta gama, fue el ejemplar que nace en las parcelas que Catena Zapata tiene en su viñedo Adrianna, en Gualtallary (1.480 metros de altura): Angélica Zapata Alta, un Cabernet Franc amable y con buena fluidez en el que se sienten los dejos herbáceos, pero les gana la fruta roja madura bien combinada con los ahumados de la crianza.

La última gran novedad  para los consumidores llegó de la mano de Luigi Bosca, más precisamente dentro de su línea Gala, con la incorporación de un 95% Cabernet Franc y el resto Malbec. En el Gala 4 se respira algo verde pero amable que remite a hierbas frescas y también a frutos rojos ácidos. Su entrada en boca es vibrante, tiene buen volumen y taninos dóciles. Sobre el final reaparece el carácter fresco combinado con toques ahumados que le dan cierta complejidad.

Sin lugar a dudas, impulsado por el boom del vino argentino, el Cabernet Franc se acomoda de a poco dentro de la elite de varietales nacionales que pugnan por conquistar paladares tanto en el ámbito local como en otros mercados del mundo.

 

Cheval Blanc, el château del Cabernet Franc francés

Las 37 hectáreas de viñedos de Cheval Blanc se extienden hasta los límites de Pomerol. De forma poco usual en la zona, la variedad mayoritaria es el Cabernet Franc (57%), seguida de Merlot (41%) y Cabernet Sauvignon y Malbec (1% cada uno).

La bodega es un palacete del siglo XIX, rematado por una torre poliédrica y protegido por un pequeño bosque de abetos, pinos y cipreses.

Hasta 1832 perteneció al antiguo feudo de Figeac, pero ese año la familia Ducasse compró las 16 hectáreas de viñedo iniciales a Félicité de Carles-Trajet.

En 1850 su hija Henriette Ducasse contrajo matrimonio con el heredero de los Fourcaud-Laussac y aportó las viñas como dote. Ellos, en 1871, aumentaron el viñedo hasta las 37 hectáreas actuales. A su muerte, en 1893, quedó como único propietario su hijo: Albert Fourcaud-Laussac.

La finca ha estado siempre en manos de esta familia hasta hace muy poco cuando los 42 herederos decidieron venderla a Bernard Arnault, propietario del grupo LVMH, y a Albert Frère, industrial belga, por una cifra récord en Burdeos, que ponía el precio de la hectárea en 3,8 millones de euros.

El Cheval Blanc es, sin lugar a dudas, uno de los grandes vinos de Burdeos. Durante la mayor parte de este siglo, nadie ha podido quitarle el primer lugar en la jerarquía de Saint-Émilion.

El blend está armado con un 60% de Cabernet Franc, un 33% de Merlot y una pequeña proporción de Malbec (5%) y Cabernet Sauvignon (1%). Ningún otro château de importancia alcanza este porcentaje de Cabernet Franc. Una opulenta riqueza, un carácter afrutado, cerrado, voluptuoso, sabroso y curiosamente fácil de beber cuando es joven. Su bouquet es particular y con el tiempo desarrolla los sabores minerales y herbáceos frescos e intensos. El Cheval Blanc es capaz de producir un tinto voluptuoso y exótico, de una riqueza y de una profundidad fuera de lo común. Al menos una vez en la vida, hay que disfrutar una.

 

Por Fabricio Portelli

Fotos de Sebastián Dupuy

 

[issuu layout=http%3A%2F%2Fskin.issuu.com%2Fv%2Flight%2Flayout.xml showflipbtn=true autoflip=true autofliptime=6000 documentid=110608161143-39f369fd888642daaab4c111b006dbaa docname=ligier_09 username=VinotecaLigier loadinginfotext=Imagine%2009 showhtmllink=true tag=alegoria width=420 height=297 unit=px]